Brasil: Seis Destinos Veraniegos Imperdibles Para los Paraguayos

 

Los destinos temporada estival apenas comienza y el país vecino ofrece destinos accesibles en auto, ómnibus o avión, para un merecido descanso en familia, pareja o con amigos.

Buzios (Río de Janeiro)

Ubicada a 170 km de la ciudad de Río de Janeiro, Buzios es una de las mejores opciones para quienes buscan playas cristalinas, un litoral con bellos paisajes y sol garantizado, además de fácil acceso y buena infraestructura para el descanso y la diversión. La ciudad recibe visitantes de todo el mundo, pero sigue manteniendo un aire pueblerino que contrasta con su arquitectura que mezcla sofisticación y rusticidad. Las playas de Buzios son su principal atractivo, pero no el único: hoteles y posadas de diversas categorías, tiendas con indumentaria de diseño, una oferta gastronómica de buen nivel, paseos en barco y una animada vida nocturna completan la lista. Fin de año y Carnaval son temporada altísima en Buzios, con precios más caros y público multitudinario; para quienes buscan tranquilidad, el resto del año podrán encontrarla.

Brasilia, DF

Fundada el 21 de abril de 1960, la joven ciudad impacta aún por su apuesta arquitectónica futurista. El paseo por el Plano Piloto y sus palacios (Planalto, Alvorada e Itamaraty) y la explanada de los ministerios es una opción excluyente al visitar la ciudad, que encanta por el verdor de su entorno. Para ver la capital desde arriba lo ideal es subir a la Torre de TV, ubicada detrás de la estación de ómnibus. Otros atractivos son el jardín botánico y el parque Agua Mineral (preferiblemente durante la mañana, cuando se ven ejemplares de fauna nativa), además de un paseo en barco por el lago Paranoá. Imperdibles las excursiones a las haciendas turísticas del entorno, el Congreso con sus cúpulas invertidas y la Plaza de los Tres Poderes, además de la Catedral Metropolitana, primer monumento construido en Brasilia. El Pontão do Lago Sul es un muelle lleno de bares con vista al lago, que suele encantar a todos los públicos.

Camboriú, Santa Catarina

El clásico de los veranos retoma su actividad al 100% tras la pandemia. La hermosa ciudad del litoral catarinense es una de las favoritas de los turistas paraguayos, y parte de una tendencia: según datos oficiales, el 72% de los paraguayos que viajan a Brasil buscan destinos de sol y playa. El gobierno de Camboriu invirtió unos 13 millones de dólares para ampliar la extensión costera de su playa más icónica (Playa Central), y evitar que los edificios ubicados sobre la avenida hagan sombra sobre quienes quieren disfrutar de la luz del sol. Imperdibles las playas de Laranjeiras, Estaleirinho, Praia Brava (con olas altas, muy buscada por los surfistas), Praia do Buraco, Estaleiro, Dos Amores y Taquaras, el parque Interpraias, la rueda gigante y una atracción novedosa: Dinner in the Sky, una propuesta de restaurant suspendido a una altura de 50 metros que ya pasó por Bruselas, Las Vegas, París, Londres, Atenas, Dubai, Perú, Tokio, Shangai, São Paulo y Rio de Janeiro y en enero debuta el de Camboriú. A 38 km de Camboriú está uno de los parques temáticos más grandes de América del Sur, el Beto Carrero World, con más de 100 atracciones para toda la familia y cercano a las hermosas playas catarinenses.

Florianópolis, Santa Catarina

«Floripa» es una de las ciudades con mejor calidad de vida de Brasil y un polo turístico para los viajeros de países vecinos como Paraguay, Argentina y Chile. Con sus más de 100 playas, no sólo se prepara para una hermosa celebración de Año Nuevo en diciembre de 2022, sino para recibir a los visitantes veraniegos en polos playeros como Jurerê Internacional, Joaquina, Campeche, Mole y Praia Brava. Para quienes les gusta el movimiento y tener varias opciones shopping cercanas, están las playas de Canasvieiras e Ingleses. Este verano el gobierno local lanzará una aplicación de realidad aumentada para ayudar a los turistas a localizar mejor los puntos importantes de la ciudad y empadronará a los vendedores ambulantes para un mejor control de sus actividades

Rio de Janeiro

Nada más democrático y fascinante que las playas urbanas de la zona sur de la ciudad: Copacabana, Ipanema o Leblón, para pasar el día tomando un coco frío y esperar la puesta de sol. Con el Metro, las playas de Barra de Tijuca (a 20 km de Copacabana) también están a un paso y son menos populosas que las de la zona sur. La tradicional subida en teleférico al cerro Pan de Azúcar cuesta unos 85 reales por persona, pero hay otra forma de disfrutar la península de Urca: a un costado del acceso al teleférico (bondinho) está el paseo Claudio Coutinho, un circuito con vistas maravillosas de la bahía circundante. Al bajar, vale la pena el recorrido peatonal por el barrio de Urca, con la mejor vista hacia la bahía de Botafogo y, a lo lejos, el Cristo Redentor. El Forte de Copacabana, con entrada de dos dólares por persona, ofrece una deliciosa vista panorámica y en la zona portuaria está el impresionante Museo del Mañana. Y si de fútbol de trata, el paseo al estadio Maracaná -tickets entre 5 y 15 dólares, niños gratis- permite pisar el césped de la historia del fútbol mundial.

Playas

Una reciente encuesta de la plataforma Booking.com entre 1.206 entrevistados brasileños, arrojó que 88% piensa en viajar a la playa a la hora de planificar sus vacaciones. Con siete mil kilómetros de litoral, Brasil tiene en sus playas uno de sus mayores atractivos, y para los locales estas son, en orden de mayor a menor, las más lindas del país: Sancho, en el archipiélago de Fernando de Noronha y Muro Alto en el estado de Pernambuco; Jericoacoara (Ceará), Pontal do Atalaia, en Arraial do Cabo (Río de Janeiro) y la Playa de Antunes, en Maragogi, Alagoas.

CÓMO LLEGAR: Paraguay -por su distancia respecto de la frontera brasileña- es uno de los pocos países de la región que permiten encarar viajes por auto a Brasil, un país con proporciones continentales. Por su amplia conectividad aérea, Brasil cuenta con frecuencias y conexiones diarias desde y hacia Asunción.

Compartir noticia: