Gramado, Un Paseo de Montaña en el Sur de Brasil

Gramado es uno de los principales destinos invernales de Brasil, pero con un clima agradable que puede ser disfrutado todo el año. La ciudad es pequeña (35 mil habitantes), pero está organizada alrededor del turismo, con una amplia infraestructura y atracciones para público de todas las edades.

 

La ciudad de Gramado se destaca por su arquitectura bávara, a semejanza de las antiguas ciudades europeas, y ostenta canteros de flores en cada esquina, donde florecen las hortensias en primavera. El recorrido usual en la ciudad incluye la avenida Borges de Medeiros y la Rua Coberta, ambas epicentro de eventos culturales y artísticos y de la fiesta más famosa de Gramado, el Natal Luz.

 

Tanto en Gramado como en su vecina -Canela-, la exuberante naturaleza y saltos de agua permiten el senderismo y la práctica de navegación a pedal, trekking, mountain bike, canyoning o tirolesa. En el Parque estadual do Caracol está la cascada homónima, con 131 metros de caída de agua. Una advertencia a los viajeros que están planificando las vacaciones de invierno: aunque no es usual, en los meses de julio y agosto puede nevar en la zona. Las ciudades de la “sierra gaúcha” son generosas en su oferta gastronómica, con degustaciones de vinos, chocolates y fondues. Algunas de las más visitadas son:

Parque y Cascada del Caracol

Ubicado a siete kms del centro de Canela, el predio de más de 100 hectáreas de extensión custodia la cascada más alta de Rio Grande do Sul y una de las mayores atracciones turísticas del sur de Brasil. La Cascada del Caracol tiene 131 metros de altura y está rodeada por un hermoso bosque, con una buena oferta de actividades de interacción con la naturaleza. El parque cuenta con un ascensor panorámico, varios miradores y una escalera (de 730 escalones) para llegar a la caída misma de la cascada; para subir de regreso hay bancos para hacer pausas de descanso. En el vecino Parque da Serra, hay un teleférico con alucinantes vistas panorámicas de la cascada. No es recomendable visitar el parque si hay previsión de lluvia, y bajo ninguna circunstancia se permite sumergirse en sus espejos de agua.

Lago Negro

Es uno de los paseos tradicionales de la ciudad, un parque tranquilo y acogedor para pasear al aire libre y contemplar la naturaleza. Construido en 1953 tras el incendio del parque original, un residente de la ciudad había importado árboles desde Alemania para decorar la orilla del predio. El lago tiene aguas muy oscuras y en ocasiones refleja los pinos y hortensias que lo rodean. A orillas del lago hay un restaurante y una estación de alquiler de botes a pedal (pedalinho), para honrar la tradición del lugar.

Museos y Cultura

Dentro de Gramado hay una gran variedad de museos temáticos: Museos Egipcios, Museo de Cera Dreamland, el Harley Motor Show, para los amantes de las motos más famosas del mundo y uno de los más populares es el Mini Mundo. Allí se exponen al aire libre réplicas de edificios de Brasil y el extranjero, 24 veces más pequeñas que los edificios reales, que impresionan por la perfección de los detalles. El paseo incluye la recreación de ciudades, escenas cotidianas, castillos, iglesias, museos, barcos y trenes en marcha. En agosto de cada año se celebra el Festival de Cine de Gramado, el evento cultural más relevante de la sierra gaucha.

Gastronomía

La escena gastronómica está bastante desarrollada en Gramado y Canela, una variedad de restaurantes especializados en cocina brasileña, oriental, alemana, suiza o italiana. Los precios no son de fast-food, y las porciones suelen ser para más de una persona, por lo que conviene siempre preguntar. Una opción muy popular en la gastronomía local son las secuencias de fondue, saladas o dulces, bajo el sistema de rodizio (tenedor libre o all you can eat). Un diferencial de Gramado es el hecho de que la mayoría de los restaurantes ofrecen autos con chofer que hacen el traslado de los restaurantes a los hoteles, dispensando el trámite del taxi o la búsqueda de estacionamiento.

“La Serra Gaúcha es un excelente ejemplo de la variedad del turismo brasileño que muchos consideran formado solo por sol y playa. Es cierto que tenemos algunas de las playas e itinerarios más sensacionales del mundo, pero el turismo brasileño va mucho más allá. Ya sea la riqueza natural de la Amazonía y el Pantanal, ya sea la historia colonial de haciendas e iglesias en el sureste o incluso el rango climático que podemos apreciar en el sur, donde incluso puede nevar en los períodos más fríos. Por eso invito a más vecinos del Mercosur a que vengan a visitar Gramado y Canela y, desde allí, maravillarse con lo que tenemos para ofrecer”, dice Carlos Brito, presidente de EMBRATUR.

Desde Paraguay: Los 1.100 km que separan a Gramado de Asunción, pueden recorrerse en avión -con varias frecuencias semanales hasta Porto Alegre desde el aeropuerto Silvio Pettirossi- o por vía terrestre, ofreciendo la oportunidad de explorar y descubrir otros encantos del sur del país.

 

Compartir noticia: