Más de 10 Millones de Vacancias Laborales en Estados Unidos

La cantidad de puestos laborales sin cubrir en Estados Unidos suman 10,1 millones, de acuerdo con un informe difundido en Washington. Y el número es récord cuando la economía despega también con cifras grandes.

El fenómeno se produce en momentos en que las empresas luchan por encontrar trabajadores en sectores como el ocio y la hostelería a medida que la economía se reabre. «La proporción de vacantes a pesar de la relajación (de las restricciones de pandemia) en junio, se mantuvo en niveles históricamente elevados», dijo el analista de JPMorgan, Peter McCrory.

La economía reabrió y mejoró en sus indicadores, pero los trabajadores no se han apresurado a regresar a sus puestos de trabajo en la cantidad esperada. La brecha entre las vacantes (9,5 millones en mayo) y la contratación (6 millones en el mismo mes) muestra que las empresas están encontrando dificultades para conseguir mano de obra.

Las vacantes de empleo aumentaron en varias industrias, con los mayores incrementos en servicios profesionales y empresariales (227.000); comercio minorista (133.000); y servicios de alojamiento y alimentación (121.000).

El déficit se ha atribuido a los generosos beneficios por desempleo y jubilaciones, y a los cambios de carrera relacionados con la pandemia. Algunos también creen que se anuncian demasiados trabajos poco calificados y que no hay suficientes candidatos adecuados.

Hay otros motivos

Los rebrotes de la Covid-19, la dificultad para conseguir cuidado de niños en un momento en que muchas escuelas están cerradas. El servicio de cuidado de los hijos no es algo accesible para muchos hogares.

Además, si bien cada mes se produce un gran número de contrataciones, también hay muchas desvinculaciones. La gente deja su trabajo de manera voluntaria porque tiene confianza en que conseguirá algo mejor.

El informe publicado en Washington fue realizado en base a la encuesta de nuevos empleos y rotación laboral (Job Openings and Labor Turnover Survey -Jolts) y determina que «las desvinculaciones totales incluyen renuncias, despidos y otras separaciones.»

Según explica, «los abandonos son generalmente separaciones voluntarias iniciadas por el empleado. Por lo tanto, la tasa de abandonos puede servir como una medida de disposición de los trabajadores para dejar el trabajo. Los despidos y las bajas son separaciones involuntarias iniciadas por el empleador. Otras separaciones incluyen separaciones por jubilación, muerte, discapacidad y transferencias a otras ubicaciones de la misma firma».

La encuesta de Jolts destaca que «el cambio de empleo es el resultado de la relación entre las contrataciones y las separaciones. Cuando el número de las contrataciones exceden el número de separaciones, el empleo aumenta, incluso si el nivel de contrataciones es constante o está disminuyendo».

Por el contrario, agrega, «cuando el número de contrataciones es menor que el número de separaciones, el empleo disminuye, incluso si el nivel de contrataciones es constante o está aumentando».

 

Durante los 12 meses que terminaron en junio, las contrataciones totalizaron 72,1 millones y las separaciones totalizaron 65,2 millones, produciendo una ganancia neta de empleo de 6,9 ​​millones. Estos totales incluyen trabajadores que pueden haber sido contratados y separados más de una vez durante el año.

Con todo, la contratación creció casi 12% y duplicó los puestos de trabajo en oferta.

El relevamiento mostró que casi 3,9 millones de trabajadores renunciaron a sus trabajos en junio, una señal de confianza en sus perspectivas de conseguir uno mejor.

La economía estadounidense se ha recuperado con una fuerza inesperada, a medida que avanzaba la aplicación de vacunas, lo que permitió a las empresas reabrir o ampliar sus horarios y a recuperar los espacios de ocio como restaurantes, bares y centros de compras.

El viernes, el Departamento de Trabajo informó que la economía generó 943.000 puestos de trabajo el mes pasado y la tasa de desempleo cayó de 5,9% en junio a 5,4% en julio.

Los economistas también confían cada vez más en que los niveles de desempleo de EE. UU. Alcanzarán niveles prepandémicos el próximo año, y Goldman Sachs proyecta una tasa del 3,5% para fines de 2022.

Compartir noticia: