Río de Janeiro, Destino Ideal para Disfrutar las Últimas Semanas del Verano y Durante la Pascua

Hace muchos años que los paraguayos disfrutan de las variadas posibilidades de sol y playa que existen en el sur de Brasil. Pero quienes decidan subir un poco más hacia el norte podrán descubrir o revisitar otros encantos de la costa brasileña. Dejando atrás la ciudad de Rio de Janeiro, por la ruta BR 101, está la Región de los Lagos, destino usual para los turistas locales y extranjeros que quieren disfrutar de naturaleza espléndida, pero con óptima infraestructura y confort.

“Río de Janeiro -ya sea la capital o su rico litoral- realmente no necesita presentaciones”, dice Carlos Brito, presidente de EMBRATUR. “Incluso para nosotros que vivimos en Brasil, visitar estos destinos es un viaje de ensueño. Con nuestras fronteras abiertas y las conexiones aéreas volviendo al nivel previo a la pandemia, espero que nuestros amigos y hermanos paraguayos -y de todo el Mercosur- vengan a pasar vacaciones y días festivos con nosotros. Brasil los extraña”, aseguró Brito.

Arraial do Cabo, Búzios, Cabo Frio y Paraty son solo algunas de las paradas favoritas en un recorrido que suele ser terrestre y que, tras un breve viaje, permiten olvidarse del paisaje urbano y sumergirse en rincones exuberantes, tanto en la costa como en alguna isla cercana con un punto en común: aguas calmas, olas amigables y playas con reflejos verdosos y celestes.

Con 836 kilómetros continuos, la costa del estado de Río de Janeiro es la tercera más extensa de Brasil, y una de las más bellas del país. Para muchos paraguayos, viajar a estas playas es redescubrir destinos familiares y encantadores donde el español compite con el portugués: en ciudades como Buzios se estima que 20% de la población es de origen argentino.

Por su cercanía con la capital carioca, son destinos son muy accesibles en temporadas intermedias, ya que en los feriados de Carnaval y Pascua suelen estar muy requeridos, sobre todo en la medida en que la pandemia permite más movilidad a los viajeros. Los imperdibles de la Región de los Lagos, a continuación.

Arraial do Cabo

Llegar hasta esa localidad, a 210 km de Río, es un placer cuando desde la ventana del automóvil se empiezan a divisar las costas con colores maravillosos, que invitan a soltar todo y correr a la playa. El mayor atractivo de la localidad son precisamente sus playas, entre ellas Pontal do Atalaia, Praia do Farol y Praia do Forno, algunas de ellas accesibles sólo por vía marítima, desde la costa.  Hermosas playas, pero con agua más fría de lo usual en otras regiones de Brasil; por eso, mejor visitarlas en los meses previos o posteriores al invierno suramericano, si bien el sol está garantizado la mayoría del año. La mejor forma de llegar a Arraial do Cabo es por vía terrestre Río o en avión hasta el aeropuerto de Cabo Frio o de Búzios (BZC). Para los tours marítimos existen variadas opciones en agencias de turismo del centro de la ciudad.

Búzios

Buzios, mezcla de naturaleza y sofisticación, mutó de una aldea de pescadores en los años ´60, a un polo turístico muy importante del litoral fluminense, con variada oferta hostelera y mucha demanda en alta temporada. Sin embargo, con 23 playas habilitadas, ofrece movida y tranquilidad en partes iguales, según el gusto del viajero. Para orientar la búsqueda, algunas sugerencias: Geribá es la playa ideal para quienes buscan animación y olas para surfear, incluso clases de surf para todas las edades. José Gonçalves es la playa perfecta para quienes quieren aislarse del mundo, sin kioscos ni vendedores ambulantes. Azeda-Azedinha y Ferradura-Ferradurinha son las mejores para familias con niños; para llegar a Azeda existe la posibilidad de ir en barco-taxi y disfrutar del avistaje de tortugas marinas. Manguinhos también es familiar, pero más tranquila y despoblada que las anteriores. Con aguas calmas y arena concurrida, João Fernandes es amplia y céntrica, perfecta para quienes no se incomodan con el exceso de vendedores ambulantes. Azeda y Azedinha, ubicadas una al lado de la otra, son dos playas pequeñas de aguas verdes y temperatura perfecta. El corazón de Búzios sigue siendo la Rua das Pedras, ubicada al borde de una bahía junto a bares, galerías de arte, restaurantes sofisticados, tiendas e incluso un cine que lleva el nombre de Brigitte Bardot.

Paraty

A unos 250 km de Río, Paraty es una ciudad colonial -fundada en 1667- preservada entre montañas y una costanera desde la cual zarpan embarcaciones de pequeño porte hacia las playas más hermosas de la región. A 20 km de la ciudad, aisladas en medio de la Mata Atlántica, se encuentran las hermosas playas de Antigos e Antiguinhos, que no permiten el acceso por auto (sólo a pie o por barco), pasando por la también Praia do Sono. El bosque tropical como marco y las aguas con matices de azul y verde son sus señas de identidad, que resaltan en medio de la bahía.

Ilha Grande

Ilha Grande es parte del municipio de Angra dos Reis, está ubicada a 150 km de la capital carioca, y solo se puede acceder a sus playas por vía marítima. No hay aeropuertos ni se permiten automóviles en la isla, lo que hace que el encuentro con la naturaleza sea de inmersión total. En las islas es posible disfrutar de playas, lagos, ríos, cascadas, manglares y senderos increíbles, en medio de la Mata Atlántica. La Praia de Lopes Mendes, en Ilha Grande, fue catalogada por Tripadvisor como una de las playas más hermosas del mundo.

Desde Asunción al litoral de Río de Janeiro: Además de la posibilidad de subir hasta la costa de Rio en automóvil, existen varias conexiones aéreas directas semanales, saliendo del aeropuerto internacional Silvio Pettirossi hacia São Paulo (Guarulhos), Santa Catarina (Florianópolis) y, por supuesto, Río de Janeiro a través del aeropuerto de Galeão.

Compartir noticia: